Mujer durmiendo en cama blanca

2 CLAVES PARA SUPERAR TU INSOMNIO

 

2 CLAVES PARA
SUPERAR TU INSOMNIO

 

Mujer durmiendo en cama blanca

 

Soy muy afortunada por contar con la colaboración de un profesional tan experimentado como Eduardo Llamazares.

Su especialidad es ayudarte a superar tu insomnio.
Si es tu caso, sigue leyendo porque en este artículo te proporciona claves muy valiosas y, además, al final tienes un regalo adicional que él te hace para ayudarte aún más.

Si quieres que te atienda personalmente puedes contactarle directamente a través de su Web https://www.eduardollamazares.com/

Disfruta de su artículo. Un honor tu visita a mi hogar digital, GRACIAS Eduardo.

¿Duermes mal? ¿Hace ya tiempo? Si es así, quizá ya has aceptado como parte de ti el hecho de no descansar lo suficiente. Es importante que conozcas cuáles son los dos principales motivos que hacen que las personas no resuelvan su insomnio.

¡Hola, soy Eduardo! Hoy, gracias a Eva, quiero compartir contigo algo que te puede ayudar si duermes mal y te cuesta calmar tu mente.

Todos sabemos lo importante que es el sueño para nuestro equilibrio interior. Es en esos momentos de descanso cuando nuestro organismo utiliza toda su energía para regenerarse y recuperarse de las exigencias del día.

La hiper-actividad mental

Hay diferentes tipos de insomnio, y por diferentes causas: enfermedades hormonales, dolor de espalda, ruidos… Sin embargo, la causa más frecuente es el estrés. Ese estrés interior que hace que tu mente esté en un estado de hiper-activación.

Esa hiper-actividad mental es normal cuando vivimos situaciones puntuales que nos preocupan y suponen un cambio en nuestra vida. En esos momentos es normal que se active nuestro sistema de estrés: nos ayuda a estar alerta, buscar soluciones y afrontar mejor las situaciones difíciles.

El problema surge cuando tu mente se mantiene en alerta durante un tiempo prolongado. Puede que hayas pasado un cambio de trabajo, una ruptura sentimental, un disgusto familiar… Pero debes tener presente que tu mente tiene la capacidad de superar todas esas situaciones. Tu cuerpo necesita el descanso y tu mente se lo concede bajando los sistemas de alerta.

¿Qué ocurre cuando sufres insomnio?

El insomnio de más de 3-4 semanas debe ser atendido como un síntoma. Es decir, es la consecuencia de que algo no está funcionando bien en tu interior. Al igual que cuando tienes fiebre es importante saber si existe una infección, cuando hay insomnio también hay que buscar la causa. Y si no hay ninguna causa externa (colchón, ruidos…), ni ninguna causa médica, hay que buscar en tu mentalidad: la forma en que interpretas y gestionas tu vida. Tanto lo que te ocurre como lo que imaginas que puede ocurrir.

No solucionamos nada si nuestra única estrategia es tomar unas infusiones o unas pastillas para dormir. Hay remedios naturales que ayudan, pero deben ir acompañados de un trabajo de reflexión e introspección. La principal pregunta a responder sería:

¿Por qué mi mente no le permite a mi cuerpo descansar?

CLAVE 1: BUSCAR LA CAUSA DENTRO, NO FUERA. [LA RESPUESTA ESTÁ EN TU MENTE]

Para responder a esa pregunta caemos en un error: buscamos explicaciones como: tengo mucho trabajo, mi relación de pareja está mal, mis hijos me tienen muy preocupada, no sé qué me depara el futuro… Siempre fuera.

Si pensamos que la causa está fuera de nosotros, no podemos actuar. Nos sentimos víctimas del insomnio, y la única estrategia que nos queda es la resignación.

Sin embargo, todo cambia si aceptamos que el hecho de que todo depende de nuestra mentalidad: nuestra forma única de interpretar la realidad. El hecho de darle tantas vueltas a las cosas, o de sentir ansiedad hacia el futuro, preocupación, melancolía… todo ello depende de la información que tu mente ha ido almacenando a lo largo de tu vida. Todas tus experiencias vividas han dejado una huella en tu mente. Sobre todo, aquellas que fueron emocionalmente importantes para ti.

Toda esa información ha hecho que adquieras unos patrones de conducta y de pensamiento que forman parte de tu auto-concepto: la idea que tienes de ti misma. Algunos ejemplos son: “soy una persona muy responsable”, “reservada”, “nerviosa”, “racional”, “con baja autoestima”, “entregada a mi familia”…

Todos aquellos patrones que utilizarías para definirte los has ido elaborando en función de lo que aprendiste y sentiste en tu infancia.

Y esos son los que entran en conflicto con tu realidad actual y te generan ese estado de estrés interior que desencadena en dificultad para dormir. Tu mente subconsciente utiliza una información que en una época de tu vida te sirvió, pero que ahora te genera estrés y todas sus consecuencias.

CLAVE 2: DEJAR DE AFERRARTE A TU AUTO-CONCEPTO

Tendemos a pensar que somos como somos, y no podemos cambiar. “Tendría que volver a nacer”, me dicen algunos clientes cuando les animo a perseguir un sueño que ellos desearían lograr.

Tu cerebro tiene la capacidad de cambiar. La neurociencia lo ha demostrado hace ya unos años. Eso le permite a una persona que ha sufrido un ictus volver a aprender a caminar, aunque tenga zonas de su cerebro lesionadas. De igual manera, una persona que tiende a responsabilizarse de todo puede aprender a relajarse y disminuir su auto-exigencia. También una persona que tiende a culpabilizarse y maltratar su auto-estima es capaz de aprender a valorarse y dejar de auto-sabotearse.

Esos aprendizajes son los que nuestra mente necesita hacer para dejar de vivir en un estado de hiper-actividad mental que nos quita el sueño. El hecho de que haya personas que no sufren insomnio ni estrés ante situaciones semejantes, es la evidencia de que depende de ti y de la interpretación que tú haces de tu vida y de las cosas que te pasan.

Merece la pena dejar de auto-limitarse por una personalidad y un auto-concepto que pueden modificarse con el sano propósito de dormir mejo y vivir con más calidad. No sólo mejorará tu descanso, sino que otras áreas también lo harán: tu salud física, tus relaciones personales, tu capacidad de sentirte a gusto contigo misma… Si otros pueden hacerlo, tú también puedes conseguirlo. ¡No te resignes!

Si te interesa recibir más información sobre este tema, te regalo esta Guía anti-insomnio https://www.eduardollamazares.com/guia-anti-insomnio-sp/ en la que encontrarás 40 acciones para calmar tu mente y dormir mejor.

Antes de finalizar, quiero agradecer a Eva la oportunidad que me ha dado de compartir contigo mi mensaje en este blog que tanta información de valor aporta.
Muchas gracias por estar ahí.

Me encantará leer tu comentario con las dudas o reflexiones que te hayan surgido al leer este artículo. ¡Te espero por aquí!

Un abrazo,

 

Eduardo.

 

11 comentarios
  1. Maria del Mar
    Maria del Mar Dice:

    Un artículo fantástico. Afortunadamente no tengo problemas de insomnio, pero si los tuviera no dudaría en pillar los consejos y la ayuda de Eduardo. ¡Gracias por compartir tanta información!

    Responder
    • Eva Tejado
      Eva Tejado Dice:

      Gracias María de Mar, Le trasladaré a Eduardo tu comentario. Sin duda a ti como Maestra de Reiki y Terapeuta emocional que eres, te vendrá genial esta información para ayudar y sobre todo para saber a quién remitir a aquellos de tus clientes que tengan este problema en sus vidas. Feliz día.

      Responder
    • Eduardo
      Eduardo Dice:

      Hola María del Mar.
      Muchas gracias por tu comentario sobre el artículo. Me alegra mucho que te haya resultado interesante a pesar de no sufrir insomnio.
      Para mí es un placer transmitir a la gente que lo sufre que hay algo que pueden hacer por resolverlo. No sólo mejora su calidad del sueño, sino también de su vida.
      A veces la desinformación nos hace caer en el conformismo. Por ello estoy muy agradecido a Eva por permitirme compartir este mensaje con vosotras.
      Un abrazo,
      Eduardo.

      Responder
  2. Maria Lina
    Maria Lina Dice:

    Muy interesante. Y totalmente de acuerdo. La mayor parte de nuestros problemas de insomnio están muy relacionados con nuestro estrés mental y emocional. Muchísimas gracias.

    Responder
    • Eduardo
      Eduardo Dice:

      Hola Maria Lina.
      Sin duda, nuestro cuerpo nos transmite de múltiples formas información sobre cómo estamos gestionando nuestra vida: ¿cubrimos nuestras necesidades? ¿respetamos nuestros valores? ¿nos damos permiso para ser como somos? El insomnio es uno de los síntomas; otros son las contracturas musculares repetidas, las alteraciones digestivas… El problema es cuando lo normalizamos, o buscamos explicaciones que nos hacen sentir que no podemos hacer nada por resolver definitivamente esos síntomas.
      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra mucho que te haya gustado!
      Un saludo,
      Eduardo.

      Responder
    • Eduardo
      Eduardo Dice:

      Hola Flor.
      A mí durante mucho tiempo me generaba, inconscientemente, miedo ir hacia mi interior. Había interpretado que lo había en mi interior no era demasiado bueno, por no ser «normal». Me costó mucho trabajo hacer ese cambio de vivir desde el miedo a vivir desde el amor, a mí mismo y a los demás.
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Eduardo.

      Responder
  3. Myriam
    Myriam Dice:

    Gracias Eduardo, también coincido contigo en el miedo que tenía de ir a ver qué había dentro de mi, pero ahora soy feliz, me siento plena. Mi problema tampoco es el insomnio, pero me parece muy interesante lo que dices, lo recomendaré y si me das permiso lo comparto! Un saludo!

    Responder
    • Eva Tejado
      Eva Tejado Dice:

      Por supuesto que lo puedes compartir Myriam. Con esa intención lo ha creado Eduardo, para compartir y aportar desde su propia experiencia.
      Seguro que en tu entorno hay alguna persona con insomnio y puedes ayudar muchísimo haciéndole llegar esta información. Feliz día guapa.

      Responder
    • Eduardo
      Eduardo Dice:

      Es maravilloso ver cómo detrás de nuestros miedos está nuestra paz y felicidad. Me alegra mucho que hayas realizado ese proceso! Enhorabuena!
      Por supuesto que tienes mi permiso para difundir este contenido, y cualquier otro que consideres que puede ayudar e inspirar a personas a mejorar su calidad de vida.
      Un abrazo,
      Eduardo.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *