Entradas

Ecológico ¿PARA QUÉ?

Ecológico ¿PARA QUÉ?

 

Fumigación tóxica

Lo que hoy catalogamos como alimentos y productos ecológicos, son los que han existido siempre, hasta que comenzó la ERA INDUSTRIAL con sus prisas, consumismo y desconexión de la naturaleza.

 

En un mundo al revés, donde estamos rodeados y consumimos a diario tóxicos, químicos, transgénicos, pesticidas y mil sustancias que nos enferman y deterioran, está normalizado que este tipo de productos inunden nuestros mercados y ni siquiera nos tienen que advertir de los peligros que corremos al consumirlos.

 

Es más, los productores pueden utilizarlos alegremente, aunque ya esté más que demostrada su alta peligrosidad.

 

En cambio, para comercializar algo ecológico, hay que justificarlo, pasar por mil controles, pagar sellos que certifiquen el proceso, y tantos requisitos que muchos agricultores no disponen de esa capacidad económica al empezar y se derrumban ante tantas trabas.

 

Afortunadamente una nueva cultura está emergiendo, gracias a que nos estamos volviendo más conscientes de nuestro planeta, de nuestros alimentos y más respetuosos con todos los seres vivos en general.

Que un alimento o producto sea ecológico significa:

  • Que la tierra en que se ha cultivado NO ha sido tratada con fertilizantes artificiales
  • Que no se han fumigado con químicos o manipulado genéticamente,
  • Que se han respetado los procesos naturales y estacionales
  • Y muy probablemente las personas que los cultivan o elaboran aman lo que hacen y eso es un gran valor añadido.

 

Es decir, son alimentos ricos en nutrientes, con todas sus potencialidades y propiedades intactas, ricos en vitaminas, enzimas, minerales… Todo ello permite que limpies y liberes tu organismo de toxinas, de molestias, enfermedades, cansancio, irritabilidad, estreñimiento y otras consecuencias de una alimentación errónea.

 

Eres lo que comes, y tu cuerpo no puede digerir sustancias tóxicas o químicas y pretender sentirte ágil, feliz y mantener tu peso ideal.

 

Esta sabiduría que el padre de la medicina “Hipócrates”, nos dejó como legado “QUE EL ALIMENTO SEA TU MEDICINA, Y QUE TU MEDICINA SEAN LOS ALIMENTOS” la estamos rescatando ahora y aplicando a escala mundial.

 

Tú puedes hacer mucho por tu Salud y Bienestar.

 

 

Por propia experiencia, y por cientos de testimonios recibidos, las mejoras que experimentas al consumir ecológicos son espectaculares, tanto a nivel físico como psíquico. Ya que un intestino saludable hace que tus emociones se equilibren e incrementa tu felicidad.

 

El consumo de alimentos libres de químicos, lo más naturales y frescos posibles debería ser lo habitual y natural.

 

Lo ECOLÓGICO y ORGÁNICO es lo normal y los infectados de químicos son antinaturales y no los podemos ni digerir ni tolerar, y así lo demuestra el índice de enfermedad cada día más elevado en esta cultura occidental.

 

Siempre que te sea posible consume ecológico, integral y mucho vegetal. Esta es la fuente verdadera de vida, salud y juventud.

 

Esta forma de agriCULTURA, respeta enormemente la tierra, cuidando y mimando sus cultivos, tratándolos con productos naturales como se hacía antes (por ejemplo, con ortiga, que es un perfecto insecticida, a la vez que fertilizante y fuente de vitaminas).

 

Además, los agricultores ecológicos se encargan también de salvar plantas de la extinción, recordarnos sus fabulosas propiedades medicinales y además aman lo que hacen y son sabios en su materia.

 

La cosmética es otro punto al que prestar atención, ya que la piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y por el que penetran muchos tóxicos.

 

Utiliza champús, geles, suavizantes, maquillaje, lavavajillas, pañales, etc. ecológicos, y que no se hayan utilizado animales para testarlos, ni durante su elaboración.

 

Estos productos además de conseguir los resultados que esperas de ellos, cuidan tu piel, la nutren y respetan.

 

Sobre todo, la de los más pequeños de la casa y la de nuestros queridos animales de compañía.

 

Y resolviendo la pregunta ¿PARA QUÉ ecológicos? :

Para estar más vitales, optimistas, saludables, enérgicos, disfrutar de una mayor autoestima y aligerar nuestro cuerpo de peso innecesario, para rejuvenecer, vivir, reír y ser más felices.

 

¿Quieres comprobarlo? ¡¡¡ Adelante !!!

 

Cada día tendrás más compañía y comprensión en este proceso de tomar mayor consciencia y liberar tu vida de químicos para vivir de una forma más natural y saludable.

 

Un mundo mejor está naciendo, entre todos lo estamos creando.

La labor de cada uno de nosotros es sembrar semillas de consciencia y disfrutar mientras la vemos crecer.

 

¿Y tú, te apuntas a lo ecológico?

5 Reglas para elegir los mejores alimentos

 

5 Reglas Básicas para elegir los alimentos más adecuados para ti

Cada día más personas apostamos por un estilo de vida Natural, Saludable y Ecológico.

 

Planeta ecológico

 

El número de vegetarian@s, vegan@s, crudiveganos, higienistas… crece día a día.

Palabras como Orgánico, Eco, Bio, Clean Food, Superalimentos, Slow Food van haciéndose habituales en nuestro vocabulario y en nuestros mercados.

Y afortunadamente, vamos aprendiendo a ser más respetuosos con el medio ambiente y más conscientes de lo importante que es elegir bien lo que comemos.

Reglas básicas para elegir tus alimentos

 

Te puedo asegurar que, en las estanterías de los supermercados convencionales, no vas a encontrar nada saludable ni para tu salud, ni para tu higiene.

Son productos (porque ni siquiera me atrevería a llamarlos alimentos), altamente tóxicos, procesados, infectados de estabilizantes, aromatizantes, químicos, glutamatos, y cientos de sustancias que enferman y agotan tu cuerpo y tu mente.

Nuestro organismo necesita agua pura, vitaminas, aceites y grasas saludables, enzimas, probióticos, prebióticos, minerales, fibra…y de fuentes lo más naturales posibles.

Los congelados, precocinados, empaquetados, embutidos y todo lo que haya sufrido cualquier proceso químico, carece casi con toda seguridad de esos nutrientes que tanta falta te hacen para que tu salud sea perfecta.

Y no se trata sólo del cuerpo físico. Los estudios más recientes, demuestran la íntima relación que existe entre nuestro intestino y nuestra mente.

Por lo que estados depresivos, de ansiedad, falta de concentración, memoria y otros trastornos a nivel mental y emocional, mejoran muchísimo o desaparecen adquiriendo hábitos de alimentación saludable.

No te lo creas, ponlo a prueba durante 2 o 3 meses y ya me contarás.

Pues aquí van las Reglas básicas. Ajústate a ella en la medida de tus posibilidades, pero sin excusas ni autoengaños.

1. De tu propio HUERTO

 

Este es uno de los mayores lujos que podemos tener hoy en día. Un huerto propio. Yo por fin he conseguido el mío y estoy feliz de la vida.

Por supuesto no utilices ningún producto químico para tratarlo.

Hay multitud de opciones naturales para cuidar las plantas (caldos de ciertas hierbas, por ejemplo, ortiga verde).

Elabora tu propio compost o humus con los desperdicios de tu comida orgánica, hojas, resto de cabello…

Es algo maravilloso, recoger los alimentos momentos antes de consumirlos, pues es cuando tienen todo su potencial activo, tanto nutricional como energético.

Y si tú no lo tienes, pero conoces a alguien que tenga un huerto y lo cuide con esta consciencia ecológica y natural, cómprale sus frutas y hortalizas.

2. De CERCANÍA

 

Procura comer muchas cosas que se produzcan en tu misma población, cuidad, región.

Además de ayudar a la economía en tu zona, vas a consumir alimentos con mayor potencial nutricional.

También evitaras su transporte a largas distancias y cuidaremos más y mejor de nuestro medio ambiente.

Cuanto más tiempo transcurra desde que los recolecten, hasta que lo ingieras, más disminuyen todos los beneficios que te podían aportar.

3. De TEMPORADA

 

Si vives en España y te empeñas en comer sandías en enero. Ni serán muy naturales, ni serán de cercanía.

Es muy probable que la hayan tenido que transportar desde la otra parte del mundo o que haya sido cultivada con métodos artificiales y poco saludables.

Además, la Naturaleza tiene su propia sabiduría, y te proporciona en cada estación aquellos alimentos más saludables para ti, evitando las enfermedades más frecuentes en esas fechas.

4. Lo más ECOLÓGICO POSIBLE

 

Busca alimentos lo más ecológicos y libres de químicos posibles.

Hay zonas en las que ya estamos muy avanzados en estos temas y cada vez podrás encontrar más agricultores, mercadillos y tiendas ecológicas.

Pregunta, infórmate y consume estos productos.

Cuantos más seamos los que demandemos estos alimentos, más asequibles serán sus precios. Y en este punto te recuerdo que no es en salud en lo debes escatimar, ya que sin salud, todo lo demás carece de sentido.

5. Lo más CRUDO E INTEGRAL POSIBLE

 

Procura comer muchos alimentos crudos, para aprovechar todos sus nutrientes, enzimas, vitaminas, minerales.

Cuando los cocinas o calientas, la mayoría de sus propiedades saludables se pierden.

Por eso es tan recomendable abusar de comida cruda: Ensaladas, picadillos, gazpachos, sopas frías, crudités, zumos, batidos, frutos secos crudos, semillas, brotes…

Todo lo que sea posible INTEGRAL, cualquier cereal que vayas a consumir que sea integral y huye del trigo refinado.

Elige Espelta, Centeno, Teff, Bulgur, Quinoa, Mijo y otros cereales integrales y ecológicos para elaborar tus deliciosas comidas.

Incluso los japoneses, que son muy longevos porque saben mucho de salud natural, consumen el pescado crudo “SUSHI”, pues saben que es la forma de aprovechar mejor todos sus beneficios.

 

Pues hasta aquí algunas reglas básicas.

Y si quieres recibir información privilegiada, suscríbete a mi Newsletter y podrás evolucionar en muchos más campos de forma fácil y natural: https://evatejado.com/evolucion-personal-rm/